malaysia

malaysia

martes, 22 de julio de 2014

Determinantes logros de Putin en América Latina

La visita de Putin es definitiva para el futuro
del sur del continente americano

"Russia's President Vladimir Putin is responsible for Thursday's missile attack that destroyed a Malaysian Airlines passenger plane over rebel-held territory in Ukraine, killing all 298 people on board." - David Phillips

Miércoles 16 de Julio, el BRICS y Unasur

 

A la cita, donde se abordó la "cooperación" entre BRICS y Sudamérica, asisten los gobernantes de Brasil, Dilma Rousseff; de Rusia, Vladimir Putin; de India, Nerendra Modi; de China, Xi Jinping; y de Sudáfrica, Jacob Zuma, todos miembros del BRICS.

También asisten, entre otros, los mandatarios de Argentina, Cristina Fernández; de Chile, Michelle Bachelet; de Bolivia, Evo Morales; de Venezuela, Nicolás Maduro; de Ecuador, Rafael Correa; de Colombia, Juan Manuel Santos, y de Uruguay, José Mujica.



Dilma Rousseff : 




"Hemos hecho hincapié en la importancia de la cooperación en defensa y en el uso de la energía nuclear", dijo Rousseff a la prensa mientras está de pie junto a Putin tras su reunión en el Palacio de Planalto.

"Nuestros países se encuentran entre los más grandes del mundo, y no podemos estar satisfechos con ser dependientes en el medio del siglo 21", dijo Rousseff.

"Es esencial que busquemos la autonomía científica y tecnológica."

Putin elogió a Brasil como "socio mayor" de Rusia en América Latina, diciendo que estaban unidos en "temas internacionales clave."



Cristina Kirchner:





"Estamos muy interesados en articular y cooperar en materia nuclear por eso acuerdo basado en la no proliferación y uso de la energía atómica"
"Entiendo que una delegación que lo acompaña (a Putin) se va a trasladar a Vaca Muerta para conocer la segunda reserva de gas no convencional en el mundo y la cuarta de petroleo en el mundo"


Pero ya han llegado a Argentina 600.000 rusos, se han instalado en La Patagonia argentina.





Evo Morales:




“Hay mucha voluntad del Presidente de Rusia de cooperarnos y asesorarnos en la instalación en la planta nuclear o energía atómica con fines pacíficos, nos ofreció no solo asesorarnos, sino especializarnos en este rubro”



Nicolás Maduro




"Rusia lleva a cabo un gran trabajo para fortalecer la multipolaridad"




Juan Manuel Santos





“Hablamos sobre muchos temas, está muy interesado en el proceso de paz, ver cómo puede ayudar. (Putín) Me expresó su total disponibilidad en ayudar en lo que sea necesario, ya sea en manifestaciones políticas o en intervenciones directas ,para Colombia el apoyo de un país como Rusia al proceso de paz es muy importante por el simbolismo que tiene Rusia, Inclusive le dije que muchos de los comandantes guerrilleros fueron educados en la universidad de la antigua Unión Soviética”.


José Mujica




“Le planteamos nuestras necesidades fundamentales, el interés por material ferroviario para AFE y por la participación rusa en algunas de las licitaciones para la construcción del puerto de aguas profundas, que es una forma de aumentar la competencia y lograr soluciones mejores”

También se habló del interés por adquirir lanchas militares, para proteger la prospección petrolífera que algunas empresas se proponen desarrollar en la plataforma marítima uruguaya. "Si alguien tiene una inversión de más de 200 millones de dólares en medio del mar, es lógico que quiera protegerla"



Daniel Ortega




“es la primera vez que un presidente ruso visita Nicaragua y estamos muy contentos de recibirlo en nuestra tierra, nosotros admiramos y reconocemos y acompañamos las iniciativas que ustedes tomaron a favor de la paz ante los conflictos mundiales y en particular frente a los conflictos que se han venido multiplicando en su región, frente al uso de la fuerza y el bombardeo, ustedes han dedicado a respaldar el uso de la razón, de los votos, dejar que el pueblo de manera soberana decida su futuro”.


Raúl Castro





(…) una generosa ayuda, sin la cual podemos asegurar que no hubiera podido subsistir la Revolución. Al cabo de tantos años, que el actual Gobierno de Rusia condone el 90 por ciento de esa deuda y que el diez por ciento restante, alrededor de unos 3 mil 500 millones de dólares, se invertirá en Cuba, es una muestra más y nuevamente una gran generosidad palpable del pueblo ruso hacia Cuba, queremos expresar nuestra gratitud al pueblo y Go­bierno de Rusia por todos estos acuerdos y decisiones que nos acaba de informar el presidente Vladímir Putin”

“Nos sentimos muy satisfechos de que en la arena internacional coincidimos con la actual política de firmeza y política inteligente que está llevando a cabo Rusia, según nuestra apreciación”





En resumen, Vladimir Putin en su visita a América Latina logra:

1- intervención construcción canal interoceánico en Nicaragua

2- Apoyo económico a Cuba en contraprestación a su labor para lograr la sumición de América Latina a los caminos comunistas propiciados por Cuba.

3- Total respaldo a la penetración social, política y territorial del grupo narcoterrorista Farc- Colombia, decidido en el llamado "proceso de Paz" actualmente vigente en La Habana.

4- Modernización de los armamentos, naves, radares militares en toda la región.

5- Control de los territorios productores de gas en Brasil y Argentina.

6- desarrollo de bases nucleares declaradas abiertamente por Bolivia, Argentina y Brasil.

7- implementación de la infraestructura necesaria para el Sistema Global de Navegación por Satélite (GLONASS) , una tecnología de navegación por satélite se basa en el uso de un gran número de estaciones situadas con la máxima frecuencia posible en la superficie del globo terrestre. De este modo garantiza una alta precisión a la hora de posicionar los objetos. Este sistema es similar al GPS desarrollado por U.S., con lo que busca vincular a varios países reemplazando el sistema americano, ya México, Vietnan, Cuba y Nicaragua se encuentran en fase activa.

8- Posicionamiento de ciudadanos rusos habitando en territorio americano, como ya está sucediendo en Argentina, Cuba, Venezuela y Nicaragua.



Santos, Putin, Samper: trío de oro

La entrega de Colombia al comunismo


Quisiéramos que las barbaridades con que Santos festeja su reelección se debieran a su espíritu de fanfarrón, fachendoso o jactancioso con que el mundo lo distingue. Porque si no fuera más que por eso, cabría alguna esperanza de rectificación. Pero no. Santos es lo que se dijo arriba, pero también es de mala fe. Y dispone del país como de su hacienda, acostumbrado a que con mermelada todo lo endulza.

Su entrevista con Putin, que coincide con las sanciones unilaterales que a ese antiguo servidor de la KGB le impuso el Presidente de los Estados Unidos, es el acto más torpe que en Colombia se haya cometido en materia de relaciones internacionales. Pero está, además, lleno de malas intenciones.

A Cuba no se la escogió por azar como sede de las conversaciones con las Farc. Santos decidió poner ese juego bajo el patrocinio de los Castro, con la necesaria cooperación de Chávez, para entregarle este país a la narcoguerrilla y a quienes la manejan y disfrutan.

Ahora el ajedrez se complica y Santos nos pone a jugar como peón decisivo. Porque Putin, enfrentado al mundo libre como está, necesita revivir lo peor de la guerra fría, y la América del Foro de Sao Paulo es el punto crucial de sus designios.



La visita del jefe de todas las Rusias a Cuba no deja duda de sus propósitos. Le condona a los Castro más de treinta mil millones de dólares de vieja deuda, y les promete cooperación en temas tecnológicos, aéreos, petroleros y agrícolas. Ya se tragó la isla. Lo que significa poner a Venezuela en el puño, como que esa nación hermana está dominada por las legiones castristas que la tienen invadida. Y como Nicaragua es suya y de China, gracias a la Corte Internacional de Justicia y al Canal que construirán para poner en jaque a los Estados Unidos, solo faltaba Colombia para adueñarse del Caribe.

Es imposible que Juanpa no sepa lo que dejamos dicho. Es demasiado obvio como para que le pase desapercibido. El “espaldarazo” de Putin a la paz de Santos es nada menos que el protocolo de la entrega de Colombia al castrochavismo, y su inclusión irreparable en la nueva órbita imperial Rusa. Las Farc con zonas de reserva campesina debidamente ubicadas, preferentemente en las fronteras, bases navales en el vecindario con apoyo aéreo incluido, idiotas útiles desplegados en plan de batalla —los Jaramillo, de la Calle y asociados— completan el cuadro. Nos iban a negociar y nos negociaron.

Es bueno saber con quién estamos. Putin y China vienen apoyando el régimen sirio de Bashar al Asad, desde hace rato, y ganaron la guerra ante la conocida impotencia de Obama. Vienen sirviendo de útiles alcahuetas al armamentismo nuclear de Irán, hacen sus apuestas sobre Afganistán y por debajo de la mesa ponen en jaque a Nigeria. ¡Como en las peores épocas de Brezhnev! A Europa la tienen contra la pared por el tema energético y los partidos comunistas han vuelto a la carga. Quedaba América Latina y ya está: Castro, Ortega, Maduro, la Roussef, la Fernández de Kirchner, la Bachelet, Rafael Correa y ahora Santos. Eso se llama hacer moñona.

No es poco para completar el cuadro, la guerra en Ucrania. El misil disparado contra un avión comercial, tiene el peor tono de crueldad y desafío. En la seguridad de que los Estados Unidos no hará nada, Europa no es capaz de hacer nada, los países asiáticos están neutralizados por China y ahora se suma al coro todo el caribe y Sudamérica. Con esos estamos. Y si quieren la prueba, amigos lectores, pregunten por la protesta de Santos y la Canciller por el crimen de Putin contra el avión de Malaysia Airlines. Busquen bien, para que no les quede duda.

Pero a Santos no le pareció suficiente respaldar a Putin contra Occidente. Así que resolvió jugar más duro proponiendo a Ernesto Samper como Secretario de Unasur. Vaya tacto y vaya gentileza con los Estados Unidos hacerle esa distinción a un sujeto vetado para entrar a ese país y nada menos que por sus vínculos con el narcotráfico. Y vaya respeto con los colombianos el que nos demuestra el Presidente. El socio de los Rodríguez Orejuela, el que se hizo al poder con el dinero de la cocaína es lo que tenemos para mostrar en el continente.

Por supuesto que los vecinos del sur aplauden la jugada. Es una manera de escupir en la cara a los Estados Unidos con saliva ajena. Y es la manera de ofendernos y postrarnos, para que seamos aún más dúctiles aceptando a Putin y a los Castro como nuestros nuevos jefes. Esperemos que en el Congreso alguna voz se levante para condenar estas atrocidades contra el honor de Colombia.



Por: Fernando Londoño Hoyos |




Putin y Castro, el romance imposible!

Raúl Castro y Vladimir Putin o el romance imposible
En definitiva, ¿qué buscan Raúl Castro y Vladimir Putin en esta etapa de las relaciones entre ambos países?



Vladimir Putin aclaró tajantemente que su país no pensaba reabrir las operaciones de inteligencia electrónica de la base “Lourdes” cercana a La Habana. Eso era lo predecible. Meterse de nuevo en la cama con los Castro no tenía sentido. No debe olvidarse que Putin llegó al poder de la mano de Boris Yeltsin para que completara el entierro del comunismo, no para revivirlo.

Las instalaciones de espionaje creadas en Cuba en 1964 fueron abruptamente clausuradas en octubre del 2001 por órdenes del propio Putin. Esa acción no se la perdonaron Fidel Castro ni los viejoskagebistas nostálgicos del comunismo, como su exjefe el general Nikolai Leonov, quien así lo manifestó en una entrevista concedida hace algunos años a los medios rusos.

En agosto de 1991 el KGB urdió un golpe político-militar para liquidar a Mijail Gorbachev y su política de reformas. A las 24 horas de iniciado el movimiento subversivo, Vladimir Putin, teniente coronel del KGB, renunció a su cargo y se situó junto a Boris Yeltsin, el hombre que hizo abortar el coup d´etat.




Aunque Putin no tenía mucha importancia dentro de la inteligencia, sus excompañeros lo vieron como un traidor, pero en el bando de Yeltsin lo aceptaron como un buen aporte a la Rusia que huía de su pasado bolchevique.

Casi una década más tarde, el 31 de diciembre de 1999, Yeltsin, enfermo y alcoholizado, renunciaría a la presidencia del país dejando a su discípulo Vladimir Putin al frente de la Federación Rusa con la secreta tarea de que le cuidara las espaldas y lo defendiera de las (fundadas) acusaciones de corrupción.

Juntos, con perdón, habían armado la de Dios es Cristo. Enterraron la URSS, disolvieron el Partido Comunista, privatizaron con amiguetes el aparato productivo, renunciaron al colectivismo y a la planificación centralizada, y transformaron los servicios de inteligencia.

Yeltsin y Putin sabían que Fidel Castro era un estalinista irredento. Y lo sabían, porque al desertar el embajador (interino) cubano en Moscú, Jesús Renzolí, quien escapó vía Finlandia con la ayuda del diplomático costarricense Plutarco Hernández, reveló que algunas de las conversaciones conspirativas para restituir la dictadura marxista-leninista en la URSS se habían llevado a cabo en la embajada cubana en Moscú.

No obstante, la base de Lourdes permaneció abierta durante la década en que gobernó Yeltsin. Pero Putin, a poco de asumir el poder, la cerró, y lo hizo tan sorpresivamente que Fidel y Raúl Castro se enteraron por la prensa de la decisión del nuevo líder ruso, propinando un durísimo golpe a la vanidad de ambos personajes.

Sin embargo, la desilusión mayor fue la de Raúl Castro. De los dos hermanos, era él quien siempre había admirado más a Rusia, al extremo de llenar su antedespacho de fotos de mariscales y líderes militares soviéticos. Incluso, llegó a declarar, en el juicio-pantomima que organizaron para asesinar al general Arnaldo Ochoa y otros tres oficiales, que él, Raúl, era, en realidad, “un ruso del Caribe”.



En definitiva, ¿qué buscan Raúl Castro y Vladimir Putin en esta etapa de las relaciones entre ambos países?

El cubano busca armas para renovar su herrumbroso arsenal de los años ochenta, plantas eléctricas, una línea de crédito e inversiones en las elusivas prospecciones petroleras. Ofrece como garantía los petrodólares venezolanos –su permanente fuente de financiamiento--, pues nada tiene para exportar a Rusia, incluidos los médicos cubanos, innecesarios y muy poco respetados en ese país.

El ruso, por su parte, anda a la captura de mercados para sus cachivaches, especialmente armas, para lo cual –y ésta es una reflexión del sagaz político boliviano Sánchez Berzaín—le conviene arreglar cuentas con Raúl Castro, porque se trata del godfather de Venezuela, Bolivia, Nicaragua y Ecuador, y mantiene unas magníficas relaciones con Argentina, Brasil y Uruguay. Aunque pobre, desorientado y andrajoso, Raúl, paradójicamente es el director del circo y el domador de los enanos.

Hace muchos años, cuando conocí a Boris Yeltsin, le escuché expresar su temor a que el KGB le paralizara el corazón con unas ondas de radio que producían fibrilaciones. Yeltsin no quería nada a Castro.

Ignoro si Vladimir Putin ha controlado a sus excompañeros o si cree que ya pasó el peligro. Tampoco sé lo que realmente piensa de los dos hermanos Castro, pero intuyo que no es nada bueno. Fue en Moscú, en esa época, cuando escuché una expresión llena de desprecio hacia Cuba y el comunismo tercermundista: “mendicidad revolucionaria”. Putin no quiere saber de eso nunca más.

Carlos Alberto Montaner / Especial para martinoticias.com




sábado, 19 de julio de 2014

¿Quién es Vladimir Vladímirovich Putin?

Perfil psicológico de Valdimir Putin



De todos los presidentes de gobierno del mundo, Putin podría ser uno de los más temidos por su apariencia fría y personalidad hermética. Analizando su persona con más detalle, se puede intuir que en su vida personal, incluso podría llegar a ser más inflexible y duro de lo que refleja a nivel público.


Anamnesis y biografía


Vladimir Vladímirovich Putin nació el 7 de octubre de 1952 en Leningrado, URSS (ahora San Petersburgo, Federación Rusa). Se crió en una familia humilde donde su padre era oficial de la Marina Soviética y su madre trabajadora de una fábrica. Tenía dos hermanos mayores que fallecieron, uno a los pocos meses de nacer y el otro de difteria durante el asedio de Leningrado.




Es licenciado en Derecho por la Universidad Estatal de Leningrado. Al final de su carrera universitaria, fue reclutado por el KGB.

En 1985, tras acabar sus estudios en la Academia de Espionaje, fue enviado a República Democrática Alemana, donde sirvió en Dresde. Tras la Caída del Muro de Berlín fue llamado de regreso a la Unión Soviética.



Fue presidente de Rusia desde el 2000 hasta el 2008, saliendo electo de nuevo en los comicios de marzo de 2012.

Dice ser abstemio y practica la lucha rusa (sambo) y el judo (arte marcial y deporte de combate japonés) desde los 11 años. También juega al tenis, esquía y monta a caballo. Domina a la perfección el alemán y el inglés.





De su anterior matrimonio con Liudmila Shkrebneva tuvo dos hijas, María y Yekaterina.

  
 



Análisis de la conducta no verbal


Su gesto más característico es el andar con los puños cerrados. Éste es un claro ejemplo de tensión y de estar preparado para la lucha en cualquier momento. Refleja un alto poder autocontrol y hermetismo, como si de un robot se tratase. También podemos observar esto mismo en algunas de sus entrevistas para la televisión, donde estando sentado y de medio lado, mantiene siempre un lado de su cuerpo en constante tensión, como si estuviera preparado para la acción.



Además de su lenguaje no verbal frío y distante, suele dirigirse a sus interlocutores alzando el dedo índice de su mano, un gesto agresivo y propio de un carácter muy autoritario.



Análisis del rostro


Su rostro se corresponde con su conducta no verbal. Es frío y no transmite casi ninguna emoción. Veremos en él, el mismo rostro casi siempre. Además de esto, se rumorea que pudo hacerse un lifting facial en 2010, con lo que poder encontrar el rastro de alguna emoción todavía se complica más.

Como rasgo esencial, podemos citar su labio superior extremadamente fino, propio de personas que no desvelan sus emociones así como una ligera inclinación del mismo hacia abajo en su lado izquierdo. Esto puede querer decir que en su vida privada, en su intimidad, todavía es menos afectivo que lo que muestra en público.




Posibles rasgos de su personalidad


Vladimir Putin es el ejemplo del estereotipo de un presidente ruso en una película de James Bond. Antiguo espía del KGB, dominando tres idiomas, experto en defensa personal y con un fuerte poder mental para el autocontrol.



Podemos afirmar que presenta una personalidad que está por encima del resto, inquebrantable e imposible de dominar. Jamás dará su brazo a torcer y tendrá todo calculado. Sin duda alguna, es alguien al que es muy difícil de convencer o llevar a terreno propio para el intento de resolución de un conflicto.


Tomado de globedia.com